unicornio

Arte y trascendencia

.


   Leyendo "3er Cahier de investigación artística", de Jorge Salgado y Gilvano Dalagna (del cual estoy elaborando una recensión), me emociona la claridad con la que se comprende el arte desde la realidad trascendente. Me identifico, y leer esta experiencia en palabras de otras personas me enriquece y me hace sentir conectada a esa realidad profunda e inmaterial.

Sin embargo, surgen interrogantes...

Comparto la reflexión que he redactado para la recensión, sobre las preguntas nuevas que genera la lectura:


Al leer textos que hablan del arte en estos términos de trascendencia, siento siempre una afinidad muy profunda, que me hace conectar con esa experiencia. También al conversar con personas que viven el arte de este mismo modo, se puede hablar en términos de “verdad profunda”, y sin ser posible describir esta experiencia con las palabras, la empatía compensa esa limitación porque ambas personas lo han vivido y sentido de modo similar. Sin embargo, también es muy frecuente (más, diría yo) conocer personas tanto cercanas al arte como creadoras artísticas, que experimentan su labor de una forma mucho más intelectual y racional, y relacionan toda experiencia emocional con valores materiales de la obra. Hay muchas personas que no sólo no reconocen la trascendencia en el arte y en la vida, sino que además experimentan profunda y honestamente la ausencia de este plano trascendente, explicando toda experiencia artística en parámetros racionales y emocionales. En su estructura existencial no hay cabida para la realidad trascendente, ni la necesitan ni hay espacio para ella.

Siendo realistas, considero que, por mucho que uno esté convencido de lo que vive, siente y experimenta, sería cínico considerarse dueño de una verdad general. Por lo tanto, ¿cómo conciliar una verdad profunda, intensa e innegable a nivel personal, y compartida por un número muy significativo de gente muy diversa, con otra verdad contraria, compartida por otro número muy significativo de gente también muy diversa? Si ambas verdades son válidas, ¿cuánta perspectiva aún nos hace falta en nuestra limitada concepción de la realidad, para abarcar una verdad común que contenga los dos (o más) tipos de experiencia respecto al arte y la vida en general?


   3er Cahier de investigación artística. Un modelo de investigación artística.
   Autores: Jorge Salgado y Gilvano Dalagna
   Enlace del artículo: https://ria.ua.pt/bitstream/10773/28268/1/ESP_3er_Cahier_Un-modelo-de-investigacion-artistica.pdf


.

unicornio

Animal de costumbres

.



   Mi gato es el animal más de costumbres que he conocido nunca. Hace unos meses empecé a entrenarlo para utilizar el wc. Para ayudarlo con refuerzo positivo, le empecé a dar premio cuando lo usaba, y entonces se acostumbró a usarlo para pedir comida, así que cuando tiene hambre, hace pis. 

   Después empezó a usarlo sólo cuando yo estaba delante, para no quedarse sin su premio. Dejé de darle premio porque ya había aprendido, pero aún así, como ya ha hecho la asociación en su cerebro, cada vez que voy al servicio (especialmente por las noches a lavarme los dientes, que es la rutina mejor identificada) viene corriendo a hacer pis para que no me olvide de darle la cena. 

   Tanto es así que a veces voy al servicio porque quiero usarlo yo, viene corriendo, se me adelanta y me quita el sitio, el cabrón, jejejeje. 

   Y por eso le quiero.



unicornio

Reflexión de los últimos años

Aún preguntándome si esto del tumblr tendrá sentido al final...

Tras estos años sin bloguear, mi único contacto me pide que le cuente más de cómo me va. Puedo decir que muy bien en una respuesta escueta o tomarlo de excusa para escribir otro post, así que aquí el tochazo que al menos una persona creo que leerá, jejeje. Perdona, Flavio.


Collapse )
unicornio

(no subject)

.



   Han pasado varios años desde la última vez que pasé por aquí, y más aún desde que dejó de ser costumbre. Llevo tiempo sintiendo la necesidad de volver a escribir habitualmente. Estuve tiempo sin tener nada que decir, y cuando volví a tenerlo ya no sabía cómo hacerlo. Me expresé más con sonido sin palabra, he expresado paz, alegría, esperanza, energía, incertidumbre... Y el sonido me sirve como materia prima abstracta, capaz de abarcar lo que la figuración no puede. Me llena y me expande. Pero también echo de menos la concreción de la palabra.

   He cambiado tanto en estos años... Siempre me he sabido joven y aprendiz, en constante evolución, no porque avance lejos sino porque partía de muy atrás en el conocimiento propio y en la paz interior. Y por suerte he continuado cambiando, evolucionando y aprendiendo, lo digo con una sonrisa. Me siento satisfecha con lo caminado y con todo lo que me voy colocando delante. Y orgullosa de que mi gato de 8 años esté a mis pies mientras escribo esto. ¡Él ha visto más que nadie!

Collapse )
unicornio

(no subject)

.


   ¿Y si supieras que ahora me tiro a otros tíos con los tangas que me regalabas? ¿Me odiarías así por fin, espabilarías, dejarías de preguntarte si aún te quiero, te mirarías al espejo, dejarías de beber como remedio inmediato?

   Si así fuera, si sirviera... te lo diría.


.
unicornio

PRH

.


   Personalidad y Relaciones Humanas (PRH). Se supone que eso resume gran parte de los ámbitos de nuestra vida que definen nuestra felicidad. Yo pensaba que la personalidad era algo intrínseco y esencial de la persona, hace tiempo incluso llegué a afirmar que la gente, en el fondo, no cambia. Cambié de opinión radicalmente, y ahora me asalta la duda de "¿qué es personalidad?". Supongo que cualquier estudiante de psicología podría responderme, pero yo no lo soy, y me lo planteo desde la propia experiencia.

   ¿Qué es personalidad? Cómo es mi personalidad; qué la define; qué es variable o mutable; qué puedo cambiar, no significando cambiar mi personalidad; cuál quiero que sea mi personalidad, si a caso eso se puede elegir y trabajar en pequeña, gran o total medida.

   En fin...


.
unicornio

(no subject)

.


   Cuando el aire es muy frío, la música no acompaña lo que sientes e incluso una casa muy pequeña se hace demasiado grande, ni un día especial repara las emociones que hacen que el cuerpo te pese más y las piernas flaqueen.

   La humanidad está dividida, no sabe si debes entregarte a una persona y hacer de ella el sentido de tu vida, o si debes preocuparte por crecer por dentro y convertirte en alguien pleno y autosuficiente cuya felicidad se construya sobre una serie de cosas que puedes controlar sin arriesgar demasiado.

   Resulta que hasta este vacío afectivo es relativo. Quiero llenarlo con pequeños momentos, sin pretender algo duradero, para ir curándome de la forma más cómoda posible, y me asalta la duda de estar cometiendo un acto egoísta, habiendo sido tan fuerte y consciente de la situación que apenas he llorado lo que se suele llorar y lamentar durante un tiempo demasiado lago para mis propósitos.

   Me siento ilusionada por el futuro incierto, pero también desolada y frustrada por lo que ya era una seguridad en los planes de mi vida (así lo habíamos hecho parecer). Lo provisional ya sólo es indefinido, y lo seguro ahora es truncado. Una neblina de colores es lo que ahora me encuentro en lugar del paisaje nítido que veía al contemplar mi futuro próximo. De este modo se combina la liberación de tales seguridades que ya se habían convertido en yugo, con el agotamiento de afrontar una incertidumbre yo sola, después de tanto tiempo que no hacía nada sola, ni siquiera lo que quería hacer sola; se me ha olvidado ser yo, ser entera, plenamente capaz. Aunque sé que lo soy, se me ha olvidado y hay caminos que ya no sé cómo se andaban, momentos que ya no sé cómo llenaba, pensamientos que no sé a qué otros les robaron el sitio. Mi alma de 21 gramos se arrastra a mis pies, el cuerpo me pesa y sin sol a mi alma le es difícil volver al pecho. Necesito no necesitar muestras de un afecto que ahora no existe, siento ganas adolescentes de perder la conciencia, el autocontrol y la perspectiva. Quiero sonreír nerviosa y jugar, saber cómo empezar y no saber cómo terminar, dejarme al azar y que me salga bien. Y también quiero no depender de ese juego y ese azar para sentirme merecedora o para ilusionarme con lo que veo en la calle.

   Ya se irá viendo. Mi luto ahora es menos desesperado, extremo y lacrimoso, pero no más fácil (o sí, cómo saberlo).

   Feliz, feliz cumpleaños.


.
unicornio

(no subject)

.


   Tengo un cóleo que,en uno de sus tallos, en vez de tener una hoja tiene tres hojas unidas, creando una forma cónica muy curiosa que acaba en tres picos, con el centro rosa, con tres raíces claramente diferenciadas y los bordes verdes. Me parece una maravilla, desde que lo vi por casualidad casi todos los días me lo quedo mirando unos segundos, me parece mirteriosamente bonito. Tengo, sin embargo, dudas de que todo el mundo sienta lo mismo cuando ve algo parecido, un trébol de seis hojas, dos árboles que han unido sus ramas y comparten savia, o cualquier otra cosa que no he tenido aún la suerte de ver.

   Lo que sí tengo claro es que es más raro que la gente opine así de estas extrañezas cuando se trata de personas. Me encandila alguien que tenga un ojo verde y el otro marrón, alguien que tenga una oreja diferente a la otra o las personas que tienen manchas en la piel. Hace un año me di cuenta de que tenía una mancha en la piel de un centímetro, de un tono poco más oscuro que el resto de la piel, bajo un pecho. Hace unas semanas me di cuenta de que la mancha es ahora cuatro veces mayor. Me preocupé por si eso era malo para la salud, y cuando me han dicho que casi seguro que no, pero que probablemente el sol la haga crecer, me he alegrado, no dejaré de tomar el sol por ello, que la mancha sea como quiera ser, es algo bonito... ¿no?


.
unicornio

(no subject)

.


"...Me dicen por aquí que los antidisturbios se han quitado los cascos en señal de solidaridad".

Y todos rompieron en aplausos y vítores.

Media hora más tarde la manifestación ya se había desconvocado. Un grupo de inconformistas habían ido a las puertas del Congreso a seguir su protesta, y un grupo de violentos habían convertido esa protesta en pelea descompensada e injusta, los bomberos corrieron a la primera fila, a proteger al resto de la gente, y todos gritaban "Madero, aprende del bombero". Los cascos volvían a estar cubriendo los rostros de sus dueños... mentira, los verdaderos dueños de esos cascos estaban en sus casas, mirando la manifestación en la televisión o haciendo llamadas telefónicas, ordenando cargar contra la multitud, ordenando retirarse de la Puerta del Sol, ordenando contener a las masas, ordenando usar la violencia contra las mismas personas a las que se supone que sirven, contra ciudadanos. Un puñado de personas posee cientos y cientos de cascos que deben obedecer, deben callar, deben actuar inmediatamente. Pero esos cascos no actúan por sí solos, y se contrata a personas que les den vida. Su único trabajo, por lo que se les paga, es hacer vivo un objeto inerte, darle capacidad de actuación. Dentro de esos cascos hay mentes que sueñan, opinan, ríen, pero eso es otro tema, en su trabajo son como Gepeto, sólo que esta vez Pinocho lleva porra y pistola. Detrás de esas máscaras hay miedo inaguantable, y lágrimas que corren hasta el suelo, si es que llegan.
¿Cuándo las personas exigiremos ejercer la libertad que nos corresponde como individuos? ¿Cuándo los cascos caerán al suelo y se quedarán atrás? ¿Cuándo dejará de haber dos filas de gente mirándose de frente?


.

unicornio

Que no, que no

.


   (Del pasado verano)

   Me vi entre una multitud de seres iguales todos, idénticos, fieles al molde, al huecoque les dejaba esta ciudad de más de un millón de cadáveres.
   Un silencio denso lo aplastaba todo, pero bajo él, inevitablemente, se sentía el rugir de las almas que gritaban en silencio pidiendo libertad.
   De vez en cuando un temblor se hacía más palpable, uncascarón empezaba a agrietarse y, a su alrededor, ese movimiento se contagiaba como augurio de una primavera. Pero cuando ese cascarón, sólo uno, finalmente se quebraba, y caían sus trozos al suelo, y unhombre nuevo y libre veía la luz, el sol lo abrasaba, empezando por la piel y llegando a lo más profundo de su alma.
   Entonces a su alrededor una quietud repentina volvía a invadirlo todo, y los rugidos se hacían ahoramás desgarradores.
   Me vi entre una multitud de seres iguales todos, idénticos, fieles al molde, al hueco que les dejaba esta ciudad de más de un millón de cadáveres. Un día no uno si no muchos cascarones empezaron a quebrarse.


.